Cámara de la Construcción Temuco donó moderna sala de espera Covid-19 al Hospital Regional

03-06-2020

Para contribuir a los esfuerzos de mitigación del COVID-19 en La Araucanía y descomprimir las áreas de espera hospitalaria procurando el distanciamiento social en pacientes que consultan por Coronavirus en el Hospital Hernán Henríquez Aravena de Temuco, la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) de Temuco hizo entrega de un importante aporte solidario a este centro de salud de alta complejidad.

Resultado de la articulación de aportes privados como la Cámara Chilena de la Construcción y sus empresas socias de la región, el Fondo SIEMPRE CPC, el Desafío Levantemos Chile, y a la Fundación Espacio Coigüe de La Araucanía, la gremial concretó la entrega de una modera infraestructura para sala de espera para pacientes afectados por Coronavirus, habilitada con moderna tecnología que permite la sanitización de ambientes interiores que disminuye los riesgos de contagio intrahospitalario.

Tras 45 días de ejecución de obras, coordinadas en el diseño y construcción por la Fundación Espacio Coigüe, la Sala de Espera COVID-19 fue entregada oficialmente a la dirección del Hospital Hernán Henríquez Aravena de Temuco, en una actividad que concentró el interés regional y congregó a los representantes de las instituciones participantes como el presidente de la CChC Temuco, Fernando Daetwyler; la arquitecta socia Cámara y encargada del proyecto, Claudia Lillo; y el presidente del Desafío Levantemos Chile, Cristian Goldberg, quien estuvo presente por videoconferencia desde Santiago. Acompañados por las máximas autoridades regionales y del área de la salud, presididas por el Intendente de La Araucanía, Víctor Manoli.

La obra de 133 metros cuadrados tuvo una inversión de $60 millones de pesos, basada en un proyecto de construcción sustentable con capacidad para albergar a 65 personas en turnos rotativos, que se emplaza en el patio exterior del servicio de Urgencias Adultos del Hospital Regional de Temuco.

Esta iniciativa responde a la preocupación del sector privado por la situación de pandemia que afecta a la población, sobretodo en un centro de salud de alta complejidad como lo es el Hospital Hernán Henríquez Aravena de Temuco. Cuenta con una estructura metálica autosoportante que incorpora muros-paneles lavables y con aislación, contando con altos estándares en materia de innovación y eficiencia energética necesarios para resguardar el confort ambiental y la ventilación para atmósferas sanitarias infecciosas que garantizen el resguardo de pacientes y del personal de la salud.

“Estamos muy orgullosos de este aporte, ya que entendemos que los tiempos que vivimos requieren del compromiso de todos para hacer frente a la crisis sanitaria. Es un hito importante, como aporte pecuniario y para garantizar seguridad a la población regional que se atenderá en esta sala, que logra concretarse gracias al aporte solidario del sector privado y de nuestros propios Socios Cámara, comprometidos con aportar a la solución de las problemáticas públicas”, expresó el presidente de la Cámara Chilena de la Construcción de Temuco, Fernando Daettwyler.

El Director del Hospital Hernán Henríquez Aravena, Heber Rickenberg, agradeció la emblemática donación de la Cámara y de los socios estratégicos del proyecto, asegurando que la sala de espera viene a aportar “un tremendo beneficio para la población que se atiende en el hospital, que va a poder esperar en un lugar que otorga garantías libre de contaminación por su sistema de limpieza del aire que extrae los virus de la sala, evitando se produzcan contagios por Coronavirus mientras se espera por atención”, comentó el Director del Hospital Regional de Temuco, Heber Rickenberg, quien explicó que el hospital carecía de espacios suficientes para asegurar la atención de urgencias para casos COVID-19.

En cuanto a la obra, la arquitecta Claudia Lillo comentó que el proyecto cuenta con tecnología de punta en ventilación y recuperación del aire, cumpliendo con la normativa del Minsal, con la idea que “el paciente que ingrese, no salga más enfermo, y pueda ser asistido en un espacio digno, limpio, y seguro (…) Los trabajadores de la salud están dando lo mejor de sí y el país debe hacer lo mismo. Como gremio nos pusimos la camiseta y entregamos la mejor sala de espera que tiene Chile, construida en la región y por profesionales de la región”, dijo Lillo.